1 de julio de 2014

Monólogo

Generalmente me despierto de lunes a viernes a las 4:30. Odio madrugar pero me dijeron que este horario será temporal. Como si fuera un preso de todas formas cuento cada día que pasa aunque serán pocos; ya llevo 27, y creo que seguiré contando días aún cuando madrugar ya no sea tan necesario. 

El contexto me bombardea desde todas direcciones, y como si fuera atacado por la guerrilla en plena selva no sé hacia dónde correr a refugiarme. Todo es nuevo en este lugar, y diría que también todos son nuevos, sin embargo caigo en cuenta de que el nuevo aquí soy yo así que no les hago mala cara. Al menos logro pasar desapercibido entre la gente, me camuflo a veces, y no todos me miran, o tal vez nunca sacan el tiempo para mirar al tipo de persona en el barrio que llega por un tiempo y luego solo se va. Habrá que ganarse el derecho a punta de solo permanecer.   

Debo confesar que tampoco es que todo es tan nuevo por acá. Hay cierto aroma que vine a identificar en este lugar, el cual dada mi ruralidad me da por llamarle ciudad (aunque quienes he llegado a conocer se rían cuando digo que esto es una ciudad). ¡Ah sí! ¡El aroma! Pues es el mismo que muchos por acá conocen, medio dulce, medio confuso pero hilarante, medio peligroso, medio el parque de casi todos los barrios de noche. 

Ser de un pueblo pequeño es interesante. A veces cuando aún no amanece y voy camino al trabajo me da por recordar el trayecto de 100 metros entre mi casa y mi antiguo trabajo, y las 100 personas que me saludaban y las 101 que yo terminaba saludando, mas por aquí resulta curioso ver la cara de extrañeza de una o dos personas al abordarlas con uno de mis saludos de pueblo. Una parte de mí me sigue diciendo que todos por acá no deben ser así, y es solo que he topado con pura gente que también detesta madrugar.

¿Qué? ...Bueno, de acuerdo señora, ya no le robo más tiempo. Póngase los audífonos. 

2 comentarios:

Sgroya P dijo...

Mudarse a una nueva ciudad es un proceso que requiere paciencia..

Yo también me levanto cada día a las 4:30 de la mañana, supongo que ya lo tengo tan asumido que en ocasiones abro los ojos incluso antes de que suene el despertador..

ánimo y suerte!!
Besosss!!

Michael dijo...

Gracias! Yo siempre he sido pésimo madrugando. Por dicha ye me cambiaron el horario y puedo dormir hasta tarde jeje.

Saludos! :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails