28 de diciembre de 2010

Del porqué considero sigo soltero

Estos últimos meses han sido particularmente fugaces. Superar la muerte de mi abuelo ha sido... pues para nada ha sido todavía, porque a decir verdad, es un proceso de asimilación que creo me tomará unos cuantos meses más. Pero por otro lado tampoco debo estancarme, cerrarme y tirarme a morir, pues sé que si algo no le gustaba al hombre, era una persona con ganas de no hacer nada. Por lo que he decidido actuar, y comenzar a replantearme ciertos puntos importantes en mi vida. Uno de tantos planteamientos, a continuación en éste post.

Y bueno, éste relato tiene inicio ayer, pues me fui a visitar a mi mamá recién operada en el Hospital México (por cierto, a cuyos colaboradores agradezco porque sólo bondades expresa mi madre sobre quienes la atendieron). Bueno bueno, la cosa es que, debido a que está haciendo mucho frío como para irme desde Guápiles a San José en moto, me vi obligado a encontrar me con unos de mis placeres más simples y baratos: Viajar en bus!

Ir en silencio admirando el camino, como ese chiquito que no conoce por donde va, pegado a la ventana del bus observando ríos y montañas como de tarjeta postal, esos ciertos aspectos presentes a pesar de una que otra ráfaga del tenue aroma a pollo frito que saca de cualquier contexto, me hacen pensar en cuanta cosa no se me ocurre de otra manera, no sé porqué.

La cuestión es que entre tanta cosa que divagaba por mi mente, recordé que cuando me dieron la noticia de la muerte de mi abuelo, iba justamente por el mismo camino que iba ayer, camino a San José por medio parque nacional Braulio Carrillo, y ahora, cada vez que paso por ahí, inevitablemente me da por acordarme de él.

Entre todo ese burumbum que suele ocurrir cuando las memorias de mi abuelo vuelven, hubo una en especial que me terminó de hundir en mis cálculos a medio sacar: No me he casado!!

Y es que entre los consejos que él siempre me dio, uno de los más pintorescos era que no me casara sino hasta estar más o menos viejo, consejo de cuya finalidad guardo mi criterio, pero que hasta el momento he cumplido.

Y entre tanto molote de ideas que van y que vienen en esos largos viajes en autobús, sin chance alguno para conversar un poco debido a que nadie va en el asiento de al lado, entre la vos interna que me recuerda que en tres meses cumplo años ( el mismo día que Heidy por cierto :D), y entre todas esas razones que tontamente traté de encontrar para auto-hacerme creer que he cumplido con tal compromiso de mantenerme soltero, descubrí que hay unos cuantos, digamos que requisitos ( o delicadezas más bien), los cuales me han ayudado en la causa emprendida sin querer.

Digamos que las más relevantes razones por las que sigo soltero son, las siguientes:
  • Tener la portada de la extra, los concursos de El Chinamo, o las noticias de "Viernes de moda" de Teletica, como única fuente de conversación, realmente me hace dudar de mis cualidades comunicativas.
  • No tengo carro, lo cual debo confesar funciona de maravilla, porque me evito una que otra interesada.
  • No considero para mi descendencia posibles nombres como Yandel, Thalia, Donovan, Jackson y así por el estilo. Simplemente me reuso a tener artistas en la familia (Sí, aunque yo sea una víctima).
  • Tampoco tengo planeado que mis hijos posean nombres salidos de la combinación de iniciales, de nombres de países, ciudades, gentilicios, planetas, derivaciones del inglés mal escritas y/o pronunciadas, o marcas en general.
  • Entre mis adn no están presentes los genes de bailarín de mi madre, lo cual tiende a veces, como dicen a matarme el lance.
  • Me reuso a depilarme el pecho, y sí, de ser ministro de educación pública declararía el reglamento de Macho que se Respeta como lectura obligatoria en secundaria.
  • Considero los métodos educativos y la política nacional como temas interesantes para discutir, lo que lastimosamente parece espantar cierto porcentaje de población femenina.
  • Me encanta la música rock, y casi automáticamente me hace detestar el reggatón, y mantenerme al margen de uno que otro ritmo tropical. Increíble la aceptación que tiene Tito el Bambino y obras como la gasolina por éstos lados.
  • Como quien dice, no tengo hablada. O sea, me toca conquistar a puros pestañazos :D
  • Soy blogger y le hago al twitter y al Facebook, por lo que me he desconectado del mundo real. Bueno, eso en realidad es sólo una broma! Aunque... ¿Nunca les ha pasado que se va la conexión a internet y sienten como que les falta el oxígeno? je je je...
  • Odio los correos de cadena con imágenes religiosas milagrosas, niños perdidos, oraciones millonarias, maldiciones egipcias, horóscopos de toda clase, y los que prometen decirte quién te ha borrado de su lista de contactos (por cierto, motivo para sentarse a llorar seguro...)
  • Hablando de horóscopos. No creo, y ciertamente me causa algo de placer burlarme de todo tipo de horóscopo, predicción, carta del tarot, galleta de la suerte, talismán mágico, o sueño inspirador para comprar números de lotería. Pero viéndolo bien, a veces siento que tengo similitud con el conejo del horóscopo chino, y tiendo a sentirme confundido los días que piscis me dice "hoy recibirás una noticia que no comprenderás fácilmente"... pero baaahhhh por lo demás no creo en eso :D
  • Últimamente me ha dado por detestar películas estúpidas como toda la "saga crepúsculo" así como las de Disney y Harry Potter, y todas en las que el o la protagonista tenga cierta tendencia al movimiento emo. Por otro lado me gusta, aunque casi no saco el rato, el cine independiente, las películas basadas en literatura, y la ciencia ficción a lo George Lucas. Brad pitt y compañía, no gracias. Por cierto, qué poco aguante tienen muchas mujeres para ver El Señor de los Anillos sin hacer comentarios repulsivos en contra de los pies de los hobbits...
  • Punto importante. Odio, detesto, y definitivamente me repugna todo tipo de telenovela. Dos puntos si es brasileña. Tres puntos si es brasileña y es una versión latinoamericana.
  • Aspecto importante y del cual no quisiera apoyarme sino en casos extremos: La posición geográfica no me ayuda. Algo me dice que muchas, no todas, pero muchas de las mujeres de por éstas llanuras atlánticas, consideraran ciertos de mis gustos y preferencias como fuera de contexto. Y no me digan que no porque es cierto.
  • Me encantan las mujeres inteligentes, con criterio propio y algo de inventiva, ahhh y me vuelve loco una mujer que me logre corregir en ortografía o hablar de historia, pero por lo que veo, encontrar una mujer tan, digamos, a la medida, me ha costado más de lo que le debió costar a Adán descubrir si sus cuñadas estaban más.... guapas que Eva ja ja.
  • Podría seguir con la lista, pero la verdad ya me terminé aburriendo a mí mismo... Digamos que eso es lo más relevante!
Nota. Todo lo expuesto en los puntos anteriores son el resultado de una mente agotada errante a las tres de la mañana. Interesadas por favor enviar curriculum con foto de cuerpo entero al correo adjunto en la pantalla de comentarios. Requisitos negociables, instructora de baile es un plus.


Ya en serio, no es que esté desesperado por casarme, ni tampoco esté esperando a la mujer perfecta, porque de ser así me muero virgen... ¬¬... ehhh.... ahhh.... ¬¬ ... a no no no! eso ya no se puede! pero la cuestión es que para bien o para mal, pues sigo en la búsqueda de la costillita por lo menos para ir haciéndome a la idea. :D

Y bueno no es que viva del aire tampoco. Viéndolo bien, creo que lo que pasa es que no he encontrado a una mujer tan aburrida como para entretenerse con mi aburrimiento, y pasar éstas fechas totalmente soltero como que lo pone a uno a ver qué hace!

Pero para no aburrir tanto con el tema, creo que me buscaré una colega profesorcita como la de abajito, y se soluciona el asunto je je.

Gracias por invertir su tiempo leyendo éste post tan poco serio, irreverente, y carente de utilidad.

Saludos!!!




22 de diciembre de 2010

Unas pocas palabras sobre mi abuelo.

Cada mes tiene una característica que lo hace diferente. Enero parece ser el mes del borrón y cuenta nueva, marzo se convierte en el mes que me hace saber que soy un poco más viejo, y así, casi todos tienen algo para hacerme cambiar el disco y hacerme pensar en cosas diferentes, excepto noviembre, que hasta hace poco se mantenía exento de clasificación.

Noviembre carecía para mí de significado, de color propio, y estaba encaminado a ser sólo otro mes antes del fin de año, hasta éste año. En adelante, noviembre tendrá color. Y será gris y celeste, porque fue en noviembre que partió de éste mundo mi abuelo.

Será gris porque a la vuelta de un año, al acercarse de nuevo, no sentiremos que ya está por nacer Jesús, sino que recordaremos que para esas mismas fechas, devolviendo almanaques, estábamos despidiéndonos del abuelo. Además aunque no lo quiera recordaré éste como un mes gris, porque el día de su partida el cielo estaba totalmente oscuro y no dejó de llover hasta el día de su funeral.

Mi abuelo nació a principios del siglo pasado, hijo de sueños, de historias de antaño, de labriegos sencillos. Nieto de un viajero quien llegó en un barco desde tierras lejanas, y una india que no conocía más que tierra, árboles y cielo.

Y sé que mi abuelo nació acompañado de algunos sueños, porque de alguna manera luego de tantos años supo hacer que yo también los cargase. Esa es y será la mejor herencia que he podido recibir, y la cual espero poder también transmitir.

Gracias a él aprendí a dirigir mi mirada al cielo para encontrar las constelaciones que él me señalaba con el dedo en mi infancia, y que ahora me nublan la vista al encontrarlas. Y no me interesa si los astrónomos no conocen las siete cabritas o los tres reyes magos. Gracias a él, cuando tenía siete años conocí el mar, y las gaviotas, y las estrellas de mar, aprendí a pensar un poco más en lo que he de decir, y aprendí también a tener esperanza, de la cual aún conservo una porción considerable.

Algo de lo que jamás podré olvidar es que de cariño siempre me decía que yo tenía manos de doctor, debido a su palidez y falta de callos, contrastantes al estrecharlas con las suyas, arrugadas y quemadas por el sol que lo acompañó gran parte de su vida. “Manitas de doctor” era el sobrenombre que con más cariño me han dicho.

Juan José, mi abuelo, ése hombre de campo, de negocios sin tanto discurso, de tierra bajo las uñas como un trofeo al final del día, ése hombre de nunca quejarse, de sinceridad en su mirada, cuya mayor garantía fue su palabra y cuya mayor posesión eran su honradez y su nombre, fue quien también más ha querido, defendido y amado a su familia.

Por los anteriores, y cientos de recuerdos más que se quedarán sin continuación, noviembre será un mes gris de ahora en adelante. Y será gris porque él ya no estará para recibir a su familia con esa gran sonrisa que jugaba con sus canas, ni para contar chistes e historias, ni para invitarme a comer chicharrones o los rábanos que tanto disfrutaba.

Noviembre será gris porque me servirá como recordatorio de que todos los abrazos del mundo nunca serán suficientes, que las promesas son para cumplirlas, pero sobre todo como un recordatorio de que existen personas irremplazables.

Sin embargo también Noviembre será un mes celeste, porque su inconfundible sonrisa y sus ojos como el cielo, aún luego de haberse quedado sin esa chispa, seguirán recordándome en mi memoria que siempre se debe tener una razón para enfrentar la vida con energía y buen humor, hasta el final.

26 de octubre de 2010

El papel del educador

Hace unas cuantas décadas por el ámbito educativo costarricense se escuchaba una frase que, incluso hace poco, un ex jefe me la quiso sugerir para mi grupo: "la letra con sangre entra".

Un ejemplo que se me viene a la mente para dicha frase, puede ser los relatos de mi madre. Ella me cuenta que la maestra los castigaba incándolos sobre granos de maíz, o metiéndoles el lapicero en la parte carnosa de la oreja, o lóbulo, cuando no lograban entender lo que se les explicaba. Tomando en cuenta que de ese entonces hace menos de 50 años, nos podemos percatar que no es un pasado muy lejano.

Si nos detenemos a analizar la enseñanza actual primordialmente en su faceta pública, podemos notar que éstas prácticas se han erradicado, a los educadores se les (nos) ha cambiado el nombre por el de "facilitadores", y las políticas van más bien encaminadas hacia el desarrollo integral del educando. Pero, ¿en realidad se cumple dicha meta?

Se dice que se debe trabajar en el desarrollo de cualidades en los estudiantes tales como el criterio, la creatividad y la capacidad de análisis, lo que para nadie es un secreto que se puede lograr, más sin embargo no parece que sea tarea fácil.

Ni los temarios, ni los doscientos días lectivos, y ni siquiera la reinvención del diseño curricular de una institución parecen ser la solución a corto plazo para que los alumnos sean capaces de desarrollar dichos proceso, pues necesariamente para obtener una persona crítica, creativa, y analítica, de necesita primero un guía, o más bien, un profesor como profesional que es, capaz de transmitir dichas cualidades. Es en el punto anterior donde deseo fundamentar éste texto.

¿Estamos los educadores listos para identificar y canalizar las cualidades de nuestros estudiantes?

¿Valoramos realmente las inteligencias múltiples y las explotamos en actividades donde cada quien logre mostrar sus destrezas?

O mejor aún, ¿Estamos preparados para enseñar más de lo que dice el sacro libro de texto, y ser fuente real de criterio e inspiración para nuestros estudiante?

Lastimosamente puedo basarme en mi experiencia durante mis años de colegio para decir que la vocación no es algo que podamos inferir, forma parte del total del gremio de profesionales en educación. Expongo dos casos totalmente diferentes como ejemplo:

Tuve una profesora d estudios sociales que nos hacía llenar cuestionarios todas las clases durante toda la clase, mientras se sentaba a hacer el planeamiento del día siguiente. La única manera para que se levantara de su silla era que terminara la clase.

El año siguiente, tuvimos un profesor, también de estudios sociales, que nunca tocó un cuestionario, y por el contrario pasaba toda la clase haciendo dibujos en la pizarra, dando ejemplos y contextualizando cada una de las situaciones expuestas.

Como resultado, con la primer profesora todos salimos con setentas y muchos se quedaron, aparte que nunca le entendí mucho. Con el segundo profesor, la gran mayoría del grupo salimos con excelentes notas, casi nadie se quedó, y el aprendizaje llegó a tal punto que se formaban debates interesantes basados en temas que talvez no son tan frecuentes para un adolescente, pero que llegaron a ser de fácil manejo.

Personalmente fue de mucho aprendizaje, a tal punto que la manera de de educar y el uso de la información de don Armando Espinoza, quien descanse en paz, fue de lo que más me influyó para elegir mi profesión.

En síntesis y según mi opinión, la educación debería apegarse al más constructivismo si se quiere en realidad lograr un cambio en la manera en que los estudiantes reciben y codifican la materia, y es en ese punto donde el papel del educador, o facilitador, debe ser determinante.

11 de octubre de 2010

Reflexión acerca de mi abuelo

Con muchas cosas que han pasado en mi familia por estos días, he comenzado a darme cuenta que nadie es eterno. Que las acciones que realicemos durante nuestra estancia en el mundo son las que al final perdurarán por muchos o pocos años después de nuestra partida, y que no debemos actuar precipitadamente, pues lo que se hace y se dice a alguien que queremos no es fácil de enmendar.

Hace menos de un año visité por penúltima vez a mis abuelos paternos, y mi abuelo al verme se lanzó hacia mí a recibirme con un abrazo. Después de preguntar por toda la familia lejana nos sentamos a almorzar y hasta me invitó a un chicharrón, el cual, luego de haber sobrepasado varios problemas gástricos en el pasado, disfrutó de igual manera a sus ochenta y tantos, mientras no paraba de reír y contar historias. Y es que de los dos siempre he sido más apegado con mi abuelo, y siempre me he sentido el niño de 5 años que se sentaba sólo a escucharlo con una gran sonrisa en la cara.

Mi abuelo es de esos hombres enchapados a la antigua, frío en sus decisiones y convencido de sus convicciones, pero a la vez, la persona más dulce y condescendiente que he podido encontrar en mi familia, a tal punto de verlo como un padre y tener el deseo de adoptar su forma de ser algún día.

La última vez que visité a mi abuelo, hace menos de un mes, fue uno de los golpes más devastadores que he recibido. No sé cómo alguien a su edad pudo resistir dos derrames cerebrales, más aun así él lo hizo. Talvez la peor parte, y la que nadie desea, es que su cerebro salió afectado. El día que lo fui a visitar me preparé desde buena mañana gracias a las recomendaciones de una tía. Las cuatro horas en bus me dieron tiempo para hacerme a la idea que no lo vería como la última vez que hablamos. A la llegada, en lugar de su acostumbrado abrazo y la jalada de cachetes que usualmente me daba, me miró con cara de extrañeza, arrugó las cejas y me hizo una mueca de desaprobación. Pucha, se me vino el mudo encima aun sabiendo que él no estaba en uso de su conciencia.

Mi abuelo perdió la memoria y el daño desde ese día ha continuado poco a poco, comiéndose partes de ese abuelito tuanis que siempre me inventaba nombres, al punto de haberle quitado al día de hoy casi toda coordinación motora.

Es un duro golpe saber que era evitable, pero no considero necesario entrar en detalles con ese tema y revolverme el estómago a ésta hora pensando en la clase las causas que dieron con éste final.

En cuestión de tres meses mi abuelo pasó de ser el viejo alegre que se iba en las mañanas a la huerta de atrás de la casa a recoger chayotes, que pasaba siempre haciéndole bromas a mi abuela, que se sentaba a ver noticias para estar en todas, y cada vez que salía Arias le reclamaba el poco respeto que le tenía a su voto, a estar hoy en una silla de ruedas, con la mirada perdida, con ganas inmensas de poder hablar, de recordar, de salir corriendo a arrear terneros, pero con ningún recuerdo concreto, más que un rencor que a nadie le sabe contar.

La razón por la cual publico esto es porque hoy me duele no haber visitado a mis abuelos más seguido, me choca por dentro sólo llamar cuando necesito algo, pero pocas veces para saber cómo estaban, y me arrepiento de no haber sabido hacer recíproco el cariño que en algún lugar de la mente de mi abuelo debe encontrarse, y sobre todo me arrepiento de no haberle dicho aquella última vez que hablamos, la última vez que tuve la oportunidad de hacerlo, cuánto lo quiero.

Quizá lo que más me ha hecho enojarme conmigo mismo es que durante esa penúltima visita, las últimas palabras que él me dijo al despedirse fueron: "No se pierda, vuelva pronto" Lo cual no hice sino hasta después del incidente, cuando él ya no pudo darse cuenta de que volví a visitarlo.

¿Cada cuánto, sólo le damos un abrazo y le decimos a esa o a esas personas que queremos, que las queremos?

¿Cada cuanto tomamos el teléfono y decimos: "Hoy voy a llamar a ese primo, esa tía, ese hermano, esa hija de quien hace tiempo no sé nada y le voy a preguntar cómo ha estado"?

¿Hace cuánto parece que nos dejaron de interesar nuestros seres cercanos?

¿Hace cuánto no buscamos a esa persona con quien tuvimos un problema, y con quien nos enojamos talvez por algo tonto, y le pedimos perdón?

Si alguien al menos se detiene a pensar en qué tan buena es su relación con su familia, creo que de algo han de servir estas palabras. La otra razón por la cual hago ésta publicación, es que realmente necesitaba desahogarme.

Saludos.

22 de septiembre de 2010

estoy hecho leña!

Hacerse viejo es normal dentro de nuestra evolución. Fuimos niños, asistimos a la escuela, después nos comenzaron a salir esas molestas espinillas y lo demás del combo de la adolescencia, y para esas fechas más o menos fue que empezamos a asistir al colegio, y si los números no me fallan, una buena parte de las personas que al igual que usted leerán éste post, nos encontramos dentro del grupo llamado adultos jóvenes, talvez muchos en la universidad o bien laborando con una o más carreras al hombro.

Luego de esta etapa nos volvemos... Digamos que nos terminamos de volver adultos pero con unos cuantos lustros de más encima, y luego de trabajar muchos años y de acabarse casi toda nuestra salud física y mental, digo, nuestra vida laboral..., a grandes rasgos comenzamos nuestra nueva etapa como adultos mayores, donde vemos al fin todas nuestras metas cumplidas y descansamos con paz y tranquilidad rodeados de nuestra familia, o en un caso menos agradable vemos con frustración nuestro pasado irreversible, y vivimos peleando con el desorden de familia que ternimanos educando.

Pero baaaa.... Todavía nos queda tiempo suficiente para analizar nuestras vidas y enderezar nuestro camino.

La cosa es que para cada etapa en nuestra vida hay un tiempo, y es por la distorsión que acabo de detectar en mi ciclo natural que hoy me dio por sentarme a escribir éste post.

Desde hace unos días mis amigos me han venido haciendo ver que he cambiado un poco... Estoy más gordo, mi típica rasurada semanal se ha vuelto quincenal, pero irónicamente es mi cabeza la que está empezando a verse libre de cabello.... Por cierto, tengo como dos meses de no cortarme el poco pelo que me queda, y recién me di cuenta que un poco largo mi cabello se vuelve colocho y muy poco amigable con cualquier tipo de gel o crema.

Desde pequeño las ojeras me han caracterizado. Las he tenido desde que tengo memoria, y no es que tenga alguna enfermedad o que me exceda yéndome de fiesta, sino que soy así de palidejo desde que nací, pero últimamente ni la costumbre me ha salvado de al verme al espejo, hacerme a la idea chistosa de que cualquier emo envidiaría esa zona de mi cara de la manera que he lucido en estas últimas semanas. Y si a las ojeras les sumamos mi barba y esta greña desordenada... Pucha! Cada día me siento más parecido al naufrago de la película.

Talvez tratando de resumir, puedo pensar y reconocer un par de cosas.

Primer punto: Mi vida es un desorden, y es totalmente cierto. Ya no conozco mi casa de día, llego a dormir o de vez en cuando a sentarme a la computadora a vegetar como hoy, todo lo ando perdiendo, todo lo que debo hacer se me olvida, y ni siquiera he vuelto escribir como el blogger que era hace un par de meses. Nada. El colmo es que hasta pereza me da ordenar el desktop y ya hasta lerda puse la computadora de tanta basura que tengo ahí.

Mi tambaleante horario me está matando. Y ni qué decir de los desordenes de comidas que he tenido que hacer. Por otro lado ya no sé diferenciar el dolor de cabeza con el de espalda porque a veces se juntan y se vuelven como uno solo, pero talvez pronto me haga inmune a ellos. Todo lo anterior gracias a la combinación, brete-universidad-más brete.

Segundo punto: Me estoy matando solo: últimamente mi jornada laboral ha sido bastante extensa, digamos que tan extensa como para ver a todos mis compañeros entrar por la mañana e irse por la tarde/noche, mientras que aun me queda otro ratiiiillo más de quehacer. Hoy llegué una hora tarde a un curso que empezaba a las 7:30. Con decir que tardo 10 minutos del trabajo a la universidad creo que lo digo todo.

Y para terminarla de hacer triste, aquí estoy a las 12:30 del día 23 de de Septiembre frente a la computadora, con un cigarro y una bebida energética sabor a cereza para tratar de espantar el sueño, escribiendo en mi blog a sabiendas que me espera como dos horas de una lectura súper aburrida para un informe escrito que debo entregar el sábado, seguidas de unas cuantas horas de sueño que serán interrumpidas a las 5:00 am para levantarme, partir de nuevo hacia mi trabajo, y despertarme de camino, talvez.

Pero eso no es todo lo que necesitaba para sentirme viejo y arruinado. A pesar que ya estoy acostumbrado a que me encaramen como 5 años por encima de mi edad y a pesar que aparentemente poseo toda la facha necesaria de estudiante universitario, hoy me hizo gracia y a la vez me puso a pensar pues el taxista que me traía desde la universidad hacia mi casa me dijo a mis virginales 23 años....: "Compa dígame algo, ¿verdad que usted es profesor de la u?

Pucha! Me terminó de hacer leña!!! Tengo pinta de profesor universitario!!! Todavía de colegio más que paso, pero de la u?

Espero que haya sido que el taxista también andaba dormido y no me observó del todo claramente....

Espero que éste próximo reclutamiento de educadores sí sea tomado en cuenta por el mep porque la verdad, necesito un cambio de trabajo urgente. Porque de lo contrario creo que le tendré que cambiar el nombre a éste blog y nombrarlo "Cuentos desde la cripta" o desde el chapuí, o desde el hogar de ancianos...

Creo que necesito vacaciones...

Saludos y buenas noches, días, o lo que sea que sea a estas horas!

20 de septiembre de 2010

¿y usted, ya guardó su bandera?

A principios de septiembre del año pasado mi jefe compró un buen número de banderitas de Costa Rica para todos los empleados, y obviamente me regaló una para que la colocara en mi oficina. Claro que la pegué en la ventana por donde me tocaba atender a la gente, y todos quienes pasaban la podían ver.

Pues resulta que pasó septiembre y decidí no quitarla. El resto de adornos de la independencia los quitaron sin que apenas terminara el mes y por ahí de diciembre ya estaban pegando los de navidad, y al ver mi bandera todavía pegada en la ventana, llegó una compañera y me dijo: "Oiga ¿Porqué no quita esa bandera de ahí? Más bien estamos pegando las cosas de navidad. Quite quite eso! Ya setiembre pasó!"

Yo le pregunté si había algún problema en tener una bandera pegada en mi oficina, a lo que respondió de modo burlista y poco amable: "Las banderas son para septiembre, y ya terminó, por lo que nada la tiene haciendo ahí"

Con profundo y evidente desagrado le respondí: "Yo la tengo porque me gusta tenerla, no hay nada de malo con que esté ahí ¿O qué, no somos ticos? ¿O usted es tica sólo un mes al año...? Me volvió a ver con cara de indignada, se fue y no me dijo nada más, y la banderita se quedó en el mismo lugar hasta principios de éste año cuando dejé de trabajar ahí, a pesar del berrinche que me tocó escuchar después.

Y luego de éste pequeño relato, me hago la siguiente pregunta:

¿Porqué sacamos las banderas, los escudos y demás adornos alegóricos sólo para éstas fechas, y el resto del años no tiene la mínima relevancia?

Como le dije a ella, se es costarricense todo el año y no es determinante ni la estética, ni una temporada, ni que sea vergonzoso o no para querer demostrar al menos un poco, por lo menos un poco, de apego a la patria.

Me atrevo a pensar que en muchas de nuestras casas y oficinas, ya guardamos los adornos y se nos olvidó el orgullo con el que vimos a los chiquitos de la escuela en el desfile de faroles y con el que cantamos el himno nacional. Me es imposible saber cuántos ya nos quitamos la carga de civismo que nos echamos encima para estas fechas, pero sé que debe ser un buen porcentaje.

Ser independiente, ser costarricense, o sólo querer a la patria no es cuestión de ponerse la camiseta de la selección o quedar diafónico gritando el himno nacional. En mi humilde opinión ser costarricense está cosas tan simples como actuar positivamente, trabajar con amor y responsabilidad, respetar la opinión ajena, o dejar trabajar a quien lo necesita.

Y por el otro lado, es de mi opinión que un mal tico es que el se mantiene esperando la mínima palabra para echarse a la calle a bloquear calles en nombre de la democracia que refuta cuando no le conviene, el que mantiene en su mano el serrucho a la espera que otro se equivoque, el que no habla sino para ofender o criticar sin hacer aporte positivo alguno.

Y no falta el que sólo es tico cuando el estado da bonos pero se queja del sistema de salud que otros países envidian, el que llama justa a la municipalidad cuando condona impuestos pero a la mínima oportunidad los evade, o cuando busca una cámara y un micrófono para quejarse de la basura que él o ella misma ha tirado irresponsablemente donde mejor pudo. Mal tico también es que el se esconde cuando el país necesita ayuda, pero que saca la banderita cuando le conviene.

Guardar la bandera es no dejar trabajar al que quiere, o hace uso de una posición para sacar provecho. Guardar la bandera es prestarse para el chisme, la vagancia, el chorizo y el libertinaje.

Mantener izada la bandera es trabajar; servir a nuestro país, y NO servirse de nuestro país.

Hay una frase que dice: "No piense qué puede hacer el país por usted, sino qué puede hacer usted por su país"

Si la mitad de nosotros practicáramos dicha frase, talvez así nuestra bandera tendría más valor que el que tiene guardada once meses en un cajón.

Por lo tanto ¿qué va a hacer usted? ¿Va a guardar su bandera? ¿O la tendrá a la vista todo el año recordándole que sigue siendo costarricense?

9 de septiembre de 2010

La pandilla bicarbonato


Fuimos como el bicarbonato, o como los cuatro jinetes, o los tres chiflados mas uno, o si se quiere, fuimos como los sex pistols, o los cuatro grandes de Liverpool con distorcionador.

La vida nos hizo coincidir, pero nuestras particulares formas de vivir nos hicieron reincidir en la coincidencia. Cada uno con su estilo y su forma de ver la vida, y de expresar su adolescencia falta de ese algo que le diera sentido.

Uno era el más loco de todos. Siempre debe haberlo. Fue el primero que tomó la gigantesca decisión de irse de su casa y vivir solo. Y cómo la gozamos en ese mamarracho que se fue a alquilar... Los fines de semana comprábamos botellas de vino del más barato, cuatro cervezas para cada uno, cigarros suficientes para toda la noche y un poco más, y así en ese casi rancho pasamos los cuatro muchos fines de semana. Aunque luego de un tiempo comenzamos a mover la gira a las casas del resto de nosotros, para inconformidad de nuestras familias.

Pero el resto de nosotros eramos más calmados. Más entregados al colegio, que en ese tiempo era el 90% de nuestro mundo. Aparte del loco que no quiso terminar el cole, el resto de nosotros éramos como los legítimos chiquillos nerdos que no perdían una clase, sin embargo durante nuestros ratos lectivos, éramos las ovejitas negras que a ningún profesor le gusta tener y que especialmente a mí, muchas compañeras no querían. No pregunte porqué je je.

Juntos vivimos muchas situaciones interesantes que nos dejaron cosas en qué pensar. El divorcio de los padres de uno, los problemas con las drogas de dos de nuestros hermanos, el año de colegio que uno de nosotros reprobó... Hasta los inicios de una depresión que algunos siquiera conocieron, pero al final creo que ahogamos con alcohol antes que fuera peligrosa, gracias al cielo.

De todo sucedió. Desde viajes en bicicleta hasta vernos descalzos y ebrios caminar sobre botellas quebradas.

Parte de haber sido los cuatro mejores amigos, fue que todos fuimos, somos y seremos amantes de la misma música, creyentes de las mismas ideas o al menos rebeldes de la misma causa, por lo que en algún momento en el colegio nos llegaron a decir vagos, satánicos, y hasta drogadictos. Y la verdad nunca nos importó. Para esa edad no hacíamos más que emborracharnos con cinco cervezas, y ser como el bicarbonato.

Es cómico, porque aunque no se llame Yoko, una mujer, una sola entre todas las que formaron parte de cada uno de nosotros, melló lo suficiente como para haber influido en el desenlace de los cuatro grandes. Ella fue primero mi novia, la cual conocí en la casa de uno de nosotros, y que luego fue novia de ese mismo amigo. Como quien dice, somos más o menos hermanos. De hecho hoy en día están casados y tienen una hija. Merezco la mención de tío honorifico al menos ¿Verdad?

Y si hablamos de amores y esas cosas, ¿Qué les parece si le digo que hasta padrino de bodas he sido? Bueno, la verdad eso no es gran cosa, en todas las bodas los hay. Pero lo que hace ésta ocasión especial es que hace poco fui padrino de bodas de mi amigo el loco. Y lo más graciosos es que todos pensábamos que él sería el último en casarse. Con esa vida de bohemio pensábamos que el matrimonio era algo a lo que no se acercaría tan fácil, pero ya lo ven, Cupido lo flechó y no pudo echar para atrás. Lo que me dejó cierto sinsabor es que fui padrino de una matrimonio que no pasó un año. No obstante eso es otra historia.

Pero éste nupcial contacto con mi amigo el loco, fue uno de los últimos, mismos últimos que tuve con el resto de nosotros cuatro. Y sí, de los cuatro, pues desde esos mismos días también vi perdido algo de contacto conmigo mismo.

El colegio llegó a su final y cada uno tomó un camino diferente. Y así como como Let It Be ya no es la misma, el césped no es tan verde en Paradise City, el cauce ha cambiado Under the Bridge, y ya nadie ha vuelto to Save the Queen, así nosotros también dejamos de buscar And Justice fol All. Cada quien consiguió un trabajo y unos antes que que otros, todos se fueron menos yo. El loco partió lejos donde conoció a su Courtney Love, mi amigo/hermano también se fue de éste pueblo llevándose a nuestra Yoko, y el último y talvez más cercano a todos, pero a la vez el más callado, quiso seguirlos y también se fue. Al final cada quién tomó su camino siguiendo cierto aroma a espíritu joven.

En estos días, por esas cosas del día del niño, me di a la tarea de revolcar álbumes prehistóricos en busca de una imagen de éste servidor un poco más joven, y para mi sorpresa más que en el papel, encontré miles de empolvadas imágenes en mi memoria. Entre ellas las de nosotros, la pandilla bicarbonato.

Y fuimos tan locos y tan bicarbonatos, que con el paso del tiempo nos convertimos varias facetas que en algunos casos no esperábamos: Un importante jefe de departamento en un hotel, un bohemio que vive en la playa, un cerebrito tan loco y tan genio que en lugar de continuar su carrera quiso hacer lo que deseaba y se volvió bartender, y yo, un educador que no ejerce su profesión y que anhela ser escritor.

Y si se preguntan porqué somos como el bicarbonato, pues sólo diré que nuestra amistad no duró toda la efervescencia que alucinamos durante aquel primer día de clases de un octavo grado. Hoy en día somos sólo el agua tranquila del vaso, y a veces nos asomamos sobre nuestras superficies a preguntar cómo anda el clima por ahí, cómo está la familia, o cuándo vuelven por el pueblo. Pero sólo de algo estoy seguro, ya no habrá más strawberry fields forever.

Pero a pesar de todo ya no importa de mucho qué tanto no nos veamos. Estos días he parecido más tonto de la cuenta con todo lo que me he reído recordando tan gloriosas vivencias. Creo que cuando tenga vacaciones visitaré más a mis amigos.

6 de septiembre de 2010

El arte de portar paraguas

Desde que era pequeño me ha costado conservar un paraguas. Por más que lo metía en el salveque de la escuela, o en una bolsita si era muy pequeño, o lo andaba en la mano si era una de esas completas carpas de circo, son contadas las veces que he vuelto a casa portándolo aun. Siempre lo he dejado olvidado por ahí.

Es curioso porque nunca he sido de jalar uno. No me hace falta creo, o mejor ni siquiera lo saco porque sé que lo voy a perder. A fin de cuentas en moto no es muy práctico taparse la lluvia de esa manera, y las veces que lo saco de la casa, siempre prestado porque nunca compro uno para mí, me toca llevarme la regañada del dueño o dueña porque siempre lo pierdo (y claro, comprar uno nuevo).

¿Cómo hace la gente para andar jalando un pucha paraguas todo el tiempo? Hay gente que siempre lo anda sin importar el clima, más que todo las señoras, lo cual me parece tonto a veces dado el estorbo innecesario. Pero viviendo en este lado del mundo donde el tiempo es tan predecible como el próximo discurso de Hugo Chávez, creo que tienen razón al portarlo siempre.

Por otro lado están quienes por alguna razón telepática, por pronóstico en el celular, o sólo a punta de malicia indígena, únicamente abren la puerta de la casa por la mañana, respiran profundo, y aun sin ver una sola nube en el cielo, certeramente dicen: "Hoy en la tarde llueve" y sacan la sombrillita del cuarto de pilas donde tiene días de días guardada.

Analizando los anteriores casos puedo entonces decir que es una completa costumbre eso de pasear siempre un paraguas. Es como una tradición, una herencia familiar o algo así, porque he visto gente para quienes es tan necesario como respirar. Entre ellos mi mamá que siempre me dice: "Acuérdese de llevar sombrilla, vea que va a llover hoy" je je

Lo malo es que es una costumbre que nunca he podido adoptar y por eso, como hoy, siempre me termino mojando. Por lo que entonces pregunto: ¿Cómo hago yo para no perderlos o por lo menos acordarme de sacarlo de la casa?

Que alguien me explique!

Saludos!

26 de agosto de 2010

Al fin comienzo el guión!

Aprovechando que estamos con estas lluvias al fin me dio la cabeza para poder escribir algo y comenzar mi nuevo blog. Esta es su primer entrada oficial, y bueno, la publico por acá también para hacerme el autobombo :)

Espero les guste. De igual manera adjunto el vínculo:
Habitando en Otras Vidas

Saludos!


Empapadas por debajo del paraguas




Lentamente retiro las manos que sostenía sobre mi rostro, impregnado en la esquina del corredor de mi casa, y poco a poco doy lugar en mi percepción a algo más que mis intentos reciclables por pensar en otras cosas. La lluvia tenue se apodera de la esfera de luz que ha creado por sí misma sobre mi casa.

Lo primero que he logrado observar ha resultado ser un grupo de mujeres que caminan bajo una lluvia ya casi inexistente. Cargan abiertos sus largos y oscuros paraguas los cuales, indiferentes, van dejando caer las gotas de agua del sereno nocturno que logran capturar, sobre los hombros de quienes caminan por cualquier lado a su alrededor por igual. Cualquier lugar parece bueno mientras no sea sobre sus propias cabezas. Y así, cada gota que doña Blanca esquiva con su paraguas, es vertidA gracias a la gravedad sobre el cuerpo de doña Isabel, quien al igual deja caer sobre alguien más toda esa agua que tampoco le ha tocado acarrear.

Una mujer, de las más jóvenes en apariencia, ha preguntado porqué tiene que cargar ese incómodo paraguas negro, casi invisible entre la noche, si ni siquiera alcanza a escuchar el golpe del agua caer sobre la tela impermeable por ratos. Pero nadie hace caso a su queja, por lo que sin quererlo se ha quedado callada alargando el silencio falto de contestación. Una vez resignada a cargar un paraguas gracias a que se lo dicta el silencio, se limita a hacer lo que la mayoría hace, sigue caminando, sumergida en sí misma, mirando hacia el agua fluyendo por el pavimeto mientras alterna sus manos para no sentir el cansancio de quién sabe cuantos minutos faltantes de camino.

Todas parecen temerle al agua. Repelen ese pedazo de vida que por ley la naturaleza les está regalando, en una noche tan caliente que este mismo narrador desearía poder sentarse a escribir estas palabras bajo esa misma lluvia. Si tan solo el papel no fuera tan frágil y la tinta tan escurridiza.

Tres muchachos avanzan manejando sus bicicletas hacia su encuentro con las mujeres de la congregación de los paraguas negros. Parece poco importarles los delgados hilos de agua que imitan la sensación de cristales estrellados en sus caras al ganar velocidad. No parece fastidiarles el mojarse un poco, a fin de cuentas las almas menos longevas resisten más las adversidades que nadie, siempre y cuando signifique poder tener el gusto de llevarle la contraria a cualquier otra persona. Una sonrisa se cola en sus caras, lo que me hace pensar que ésta será una de esas maldades que me causan cierta alegría momentánea.

Las gotas de agua que por días han estado en un charco, a la orilla de la calle y al frente de mi casa, están ahora de pronto sin previo aviso, en las largas y ya húmedas faldas de las mujeres, gracias al pequeño diablillo que cada joven lleva en sus adentros. Los muchachos, conscientes sólo de su inconsciencia, se pierden entre risas mientras aceleran el paso y desacomodan las sombras de la calle, al mismo tiempo que al otro extremo de la distancia, entre la noche salpicante de ondas sobre la grava, aún se puede escuchar al grupo de señoras paraguas en mano, entre palabras ponzoñosas y sílabas malformadas, maldiciéndolos sin piedad mientras por dentro, en total secreto, recuerdan cada una los tiempos en que usar paraguas no era necesario y disfrutaban empapar al primero que se descuidara, por debajo de su paraguas.

25 de agosto de 2010

Actualización volcánica



Reitero: Me está dando miedo éste volcán. La primer foto es del domingo a las 5 de la mañana y la segunda la tomé ayer a las 7. Cada vez expulsa más, pero esperemos no pase de tirar vapor je je.

Saludos!

21 de agosto de 2010

Mi blog hizo algo por mí

Ahh se me había olvidado, resulta que en un curso de drama que estaba llevando en la universidad, el trabajo final era llevar una obra de teatro (entiéndase dramatización en el aula ja ja), por lo que después de presentar ideas entre los compañeros del grupo, decidimos basarnos en esta historia, que había publicado hace días, para montar los diálogos y demás modificaciones.

Desde que la publiqué estaba inconforme con el título. Le quería poner "Abre los ojos" pero no lo hice porque por mera casualidad es igual al de una película que tiene una temática más o menos igual de psicodélica y me hubiese sentido un usurpador. Pero por las cosas de la vida entre los compañeros le hicimos números a la obra como tal para ponerle nombre y entre todas las opiniones surgió de otra persona ese mismo así que siempre se me hizo. Así lo dejamos. Bueno, como era en inglés le pusimos "Open your eyes" jo jo.

Yo hice el papel del protagonista, todo el rato sentado en la silla. Pero a diferencia del escrito original, el resto de la gente hablaba un montón más, y yo sólo hablaba con el público cuando quedaba solo en escena. Y por supuesto, al final siempre los maté ja ja ja

Hoy fui a recoger la calificación de la materia en cuestión. no fue el cien pero está en el rango de lo esperado, claro, sin ánimo de ser conformista.

Lo que más me gusta de esto es que al fin podré decirle a mi familia que todos esos ratos frente a la computadora me han ayudado en mis estudios y no son consecuencia de mi adicción a la internet, contrario a lo que dice mi mamá je je.

Por cierto, tengo blog nuevo! Este es: http://guiondeotrasvidas.blogspot.com/

Saludos!

8 de agosto de 2010

Busko nobia. Soy guapo, heducado y tenjo carro…

Esto es una de las tantas cosas que no logro entender. No es necesario pasar mucho rato frente a la pantalla de algún canal nacional donde exhiban mensajes de texto para notar el alto grado de “inocencia” que tenemos algunos ticos.

No es mi intención discriminar, más sí creo correcto hacer una reseña del grado de humildad (como decía Pacheco) que conserva el pueblo costarricense.

Hace como una semana me puse a ver un canal de música y en cuestión de 10 minutos vi una enorme cantidad de mensajes que me hicieron mucha gracia:

Y sí. Saqué el rato para apuntar los que pude. Dice así:


Clasificados amorosos:

Masculinos:

“Busco mujer bonita e inteligente para relación seria. Tengo casa, carro y soy profesional, mi número es…”
(Tontas por favor no manden mensajes!)


“Tengo 60, soy divorciado y tengo mucho dinero, necesito damita de compañía para hoy por la noche, mi tel es….”
(Salen más caros los guardaespaldas?)


“Soy alto, delgado, ojos azules, tierno, amable, soltero, y busco novia. Interesadas llamar al…”
(ja ja será que le tenemos que creer?)


Y las mujeres no se le quedan atrás:


(Este está sólo) “Soy muy bonita y me gusta andar en moto. Quiero hombre para relación seria. Que sea guapo y chineador, si no tiene moto no importa, pero si tiene moto mejor”
(Osea, maes sin moto esperen de último por si acaso queda cupo)


“Deseo hombre serio para matrimonio entre 40 y 50. Que les gusten los niños. Tengo 22 y soy madre soltera"
(Al rato los guilas son de Jair Cruz! Y como quién dice, cuidado pierde!)


“Deseo relación seria con hombres guapos. No llamar. Sólo mensaje”
(Cómo demonios va a saber que son guapos si no pasa de mandarle mensajes de texto?)


Unisex:


“Soy gay, quiero conocer hombre masculino y de mente abierta para relación seria. Yo sería la mujer”
(Mejor como parejita, pa que nadie se dé cuenta...)

"Estoy ████me el ████ yo solo. Necesito hombre varonil para que me ayude! vivo en .... M número es ....
(Maes eso no se dice en público...)



Los clásicos pepiados y saludos:


“Osito eres el regalo mas lindo que me ha dado dios. Atte tu osita”
(Y ella tiene vello facial también?)


“Te amo Rosalindania. Eres la esposa mas perfecta del mundo”
(Esa escala de perfección no la conozco. Aún siendo el menos perfecto, sigo siendo perfecto?)


“Saludes a mis hijos, Yesmir Yurguen y Yormier”
(Les faltó saludar a Yasmirya!)


Y los meramente musicales:


“Complascamen con cualquiera de Tokio Hotel. Son lo mejor!!!”
(ajá.....)


“Pongan tempershur de Chon Pol”
(Mae Ai laik dat son tuuu!)


“Poqué no me ponen Streinger de Gansas? Ace ratos la pedi…”
(Me gusta maz la de Guns ja ja)


Y por último el que me dejó sin palabras (ojo al sentimiento):


“Quiero conocer chicas emo para compartir experiencias y llorar mucho juntos...”
Sin palabras! ja ja ja


Cada quien saque sus propias conclusiones. A final de cuentas todos tenemos algo de polos por ahí escondido, pero por lo menos puedo decir con orgullo que sólo he enviado mensajes para donar en la teletón, y nada más!

Juro que nunca diré algo así por con un mensaje de texto a un canal... Para eso todas las burradas que he dicho y que tengo por decir, tienen como destino un blog =)

Saludos!

23 de julio de 2010

Volcán Turrialba. Sigue con vida?


Ayer por la mañana estaba comprando pan en el súper del barrio y cuando vi esta imagen al salir instantáneamente saqué mi teléfono para guardar el recuerdo. No es por ser apocalíptico, pero viviendo en Costa Rica se puede esperar que incluso en un año o menos esta montañita esté botando fuego y no tengamos más esa vista.

Desde mi casa se ve el volcán Turrialba prácticamente encima. Hace poco cuando recién comenzaba el volcán a ser noticia hasta se había dicho que parte de ese humo estaba dirigiéndose en dirección a Cartago, Tres Ríos, partes de San José, e incluso hacia el caribe, lo cual generaba por estos lados particular preocupación, pero meses después casi ni se acuerdan de mencionarlo por las noticias.

Voy a ver si mando la foto a canal 7. Talvez la saquen en la edición matutina junto a la de un tucán y un atardecer en la playa...

Desconozco cómo estará la situación para la gente que vive en las faldas del volcán, si todavía viven las vacas que quedaron solas allá arriba o si ya no hay vegetación, ni siquiera si han vuelto a salir ovnis en las cámaras que están instaladas en el cráter, pero lejos de cesar, parece más bien que cada día la columna de gas es más alta y densa, lo cual no creo que sea nada beneficioso para quienes realmente viven en las faldas, del lado turrialbeño.

Y no es vara, llevo meses con el volcán de frente por la mañanas cuando voy hacia el trabajo y no veo que sea ahora menos de cuidado que antes. Es tan notoria su actividad que incluso con la luna que estaba haciendo hace una hora salí al corredor de mi casa y logré distinguir la columna.

Por cierto les presento parte de mi barrio, lo que se ve bajo el volcán es la cantina "bar" del pueblo, y al lado también se puede observar un par de pirat....... porteadores. Tan lindo mi pueblito.

Esperemos el volcán Turrialba siga así de tranquilo y no se convierta en realidad en una emergencia de mayores proporciones. Para nada se deben confiar las autoridades, con más razón con las experiencias que se tiene en cuanto a desastres relacionados con volcanes en nuestro país.

En fin. Saludos!

22 de julio de 2010

Sueños recurrentes.

Nunca les ha pasado que hay algo con lo que siempre sueñan?

Cuando era pequeño siempre soñaba con lo mismo. Era un sueño tan extraño que aún hoy me es imposible de entender. Estaba como al borde de un abismo, y al frente mío había algo como una montaña enorme. Todo era total silencio y quietud hasta que esa gigante montaña parecía como vibrar y de pronto se movía un poco, tan poco como para apenas darse cuenta, y justo ahí terminaba.

Según estuve leyendo existen algunos factores que inciden en la mente de un niño para que comience a tener sueños recurrentes sin embargo la verdad no tengo ni idea de qué significa el mío. Pero si algún entendido en la materia de casualidad lee esto y sabe cuál pudo ser la causa, por favor arriba del cuadro donde se deja los comentarios está mi correo je je.

El punto es que ese sueño lo tuve desde aproximadamente los cinco años hasta los siete más o menos. De hecho no era así como que diario, pero sí fue lo suficientemente regular como para aún recordarlo.

Desde los siete años no me pasaba eso, hasta hace poco.

No sé si será por ver películas de terror, pero últimamente he estado soñando que hay una mujer junto a mi cama. Se ve muy alta, lleva un vestido blanco y el pelo largo sobre la cara. No hace nada. Sólo está ahí de pie.

Y es que me despierto muerto del susto porque el sueño es tan real que se ve mi cuarto idéntico a como se ve de noche en realidad, entonces cuando despierto es como si ella sólo se esfumara porque el resto sigue igual. Otra cosa que no me calza es que yo siempre duermo boca abajo y cuando tengo el sueño estoy boca arriba igual como estoy en el sueño.

Pucha. Ya no me está gustando. Creo que ya es la cuarta vez que me pasa. Ahora hasta me acuesto con cierto tabaquillo de que de pronto me salga a la par ja ja.

Tengo un par de compas que por estar escuchando Cannibal Corpse les dio por soñar con imágenes y situaciones muy similares a la temática de las canciones del grupo. De hecho hace poco uno de ellos dejó de escuchar eso y los sueños se fueron. Pero diay nada que ver, yo a eso no le entro como para decir que también me está afectando.

Buenos, sólo quería compartir las pocas ganas que tengo de dormir y diay, saber si no soy el único con mujeres altas persiguiéndolo en la noche je je.

Por el momento trataré de no pensar más en el asunto. Sólo me daré una deliciosa ducha y me acostaré a dormir.

Ahora sólo me queda seguir una frase que decía el famoso Alf: No volveré a comer gato frito para la cena.

Saludos y felices sueños!


La imagen es de aquí.

14 de julio de 2010

Oficial de tránsito. Otra canción para tararear.

Hace días vengo con ganas de soltar esta pedrada. Pues bien, resulta que un día de estos está un grupo de compañeros muertos de risa escuchando música en un celular. La cuestión es que me acerco a ver qué es el chiste y están escuchando un canción que se llama "Oficial de tránsito" de un cantante nacional. Está tuanis, digo yo, al parecer hace gracia, y me voy a ver qué es tan chistoso aunque de entrada no me gustó del todo el ritmo.

Lo Pongo fácil. Algo tenemos los ticos que nos gusta hacer pachotadas musicales. Un día de estos, el 200% de capacidad cerebral le dio a alguien para hacer una canción "inspirada" en Marito Mortadela que, a título personal, no me da más que cólera. Y hace unos meses otros muchachos salen haciéndole tributo a Michael Jackson, ojo en televisión, teniendo el mismo conocimiento del inglés que el que tenía del español Joseph Miso recién llegado a la liga. De diez palabras pronunciadas se le entendía media. Eso sólo para dar un par de ejemplos.

Y claro, ahora es este el nuevo boom de canción. Aquí está la letra por si no la han escuchaooo. Por cierto, Echar no va con H. Qué falto de conSiencia el que la subió.

Desde un punto de vista objetivo la canción, independientemente del ritmo o cantante, brinda un mensaje claro: Inconformidad. La canción narra una historia, aparentemente real, en la que un policía de tránsito se las ingenia de muchas maneras para obtener dinero de un chofer a cambio de no hacerle una boleta. Ok, eso ha pasado cientos de veces en nuestro país, incluso yo he sido testigo, pero, es la forma correcta de expresar ese sentimiento?

El problema no está en quejarse porque para eso vivimos en un país donde la libertad de expresión casi nunca se ve quebrantada, sino en la manera despectiva en que se expone dicha circunstancia.

Siendo francos debemos reconocer que un importante número de oficiales de tránsito en nuestro país se han visto involucrados en corrupción, o lo que conocemos como mordidas, chorizo, o los simples diez rojos para el café. Al final todo tiene que ver con comida. Y no lo digo yo. Es un hecho casi tan general y CULTURAL como irse para la playa en semana santa, o comer tamales en diciembre. Todos sabemos que se ha dado, en qué medida eso sí no lo sé decir. Esos datos deben estar más claros en algún lugar del Mopt. Pero es algo que desde hace cierto tiempo forma parte del diario vivir del costarricense.

Creo muy poca gente en este país no sabe al menos de un caso en el cual un tráfico de haya prestado para ese juegito de: "Si usted me ayuda, yo le ayudo".

Y volviendo a la canción en cuestión, estoy de acuerdo, y me parece que en ese aspecto hace una buena crítica. Se expone una problemática real de la cual en cualquier momento podemos formar parte como conductores.

Pero aquí sale el pero. Comenzando con la imagen del oficial en el video, pucha, tiene la bandera de Costa Rica en el brazo. Eso es una burla? Bueno, yo sé que sí, pero de quién se burla es mi punto. Pone con esto no sólo en mal la imagen ya de por sí pésima de la policía de tránsito, sino la de el país. Me gustaría saber si el estado puede demandar a este señor por ese tipo de expresión.


Otra parte que me disgusta aún más es cómo al final todo se soluciona en dos formas principales. Primero, siempre le da la plata. Suponiendo que los oficiales están siendo corruptos, y que se les está criticando, aún así el protagonista les da dinero a cambio de irse y se deja decir:

"Hace tiempo yo le dije
que el gobierno esta mamando
pero hasta ahora me creen

Aprueban esas leyes estupidas
es que no ven que solo sirven para que los
maes choriceen
y joden al pueblo también"

Acláreme algo que no entendí "Don German". Si uno anda con todo en orden, cumple con la ley y anda con la "conciencia" tranquila, porqué le tiene que dar dinero a un tráfico? Será que no concuerda su preocupación acerca del grave problema del chorizo con la forma en que se acaba el problema? Para que un policía se enriquezca con el dinero fácil, pues obviamente alguien se lo tuvo que dar. Contribuye acaso el personaje con el chorizo?

Además, usted se jode solo. Es una multa, no un impuesto. Si anda en orden nadie lo "jode".

Pero claro, hay otra opción. Al puro final de la canción dice textualmente:

"Se que lo que quieren es Plata
yo le digo chao
solo Presiono el Gas
y yo salgo mamao"

Entonces otra forma de evitar a esos "delincuentes uniformados" es no parar? O más bien, parar y después sólo irse? Como que no es el respeto a la autoridad lo que se expresa.

Me hace gracia porque primero les da la plata y luego se dis que escapa. Entonces, donde queda la perspicacia?

En resumen puedo decir acerca de esta canción que de nada vale hacer una crítica si no viene acompañada de una solución o al menos una sugerencia. De no ser así, pues sólo es ganas de hacer ruido.

La verdad no me interesa a quién le gusta esto y a quién no. Como ya había dicho, cada quien en su loquera, pero me preocupa que sea esta de las nuevas canciones que andan los chiquitos cantando en la escuela. Todos los días se ve cómo cada vez a menor edad NIÑOS están cometiendo crímenes.

Un día de estos en las noticias salió mi barrio. Lo malo es que dijeron que justo donde vivo, niños entre los que había hasta de 11 años, habían asaltado un camión. Increíble. En plena crisis de valores y todavía sale gente metiéndole más de esas buenas ideas a los chiquitos en la cabeza. Por eso es que no deberíamos extrañarnos cuando esto pasa.

Qué apoyo a la niñez y la adolescencia. Y que hable el que quiera pero mejor seguiré escuchando Led Zeppelin.

Se me olvidaba. No sé cuánto le pagó Coca Cola al hombre para decir que andaba tomando "fanta colita". no sea huevón! debe haber miles de palabras más que terminen con "ita". Digo yo, diminutivos.


La imagen de arriba es de Aquí y la otra es un pantallaso de youtube.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails